Urgencia: [71] 2 201 911
Central Telefónica: [71] 2 201 800 - 2 201 810

Su médico tratante le ha solicitado una Ecografía Obstétrica. Este es un examen de gran importancia para evaluar el curso de su embarazo; Es apropiado asistir sin la compañía de niños que distraigan el procedimiento a realizar.

  1. La ecografía es un examen que utiliza ultrasonido, con el cual hasta la fecha no se ha demostrado que produzca daños al feto.
  2. Las mediciones y las observaciones que se efectúan durante la realización del examen son estimaciones aproximadas.
  3. La ecografía entrega elementos de apoyo y aporte al diagnóstico, los cuales se plasman en una hipótesis diagnóstica.
  4. El aporte de la ecografía debe ser valorado, en el contexto clínico, por su equipo médico tratante.
  5. Mediante la ecografía no es posible detectar ni evaluar todo.  Esto está dado por muchas variables, como por ejemplo: las características de la madre, la posición fetal, la edad gestacional del examen, entre otras.
  6. Por las limitaciones propias de la ecografía ya antes descrita es factible que este estudio deba repetirse o eventualmente complementarse conforme a la valoración de su médico tratante.

Nuevo equipo “Voluson S8”

Tipos de Ecografía Obstétrica

Idealmente debe realizarse en las primeras semanas de embarazo, el mejor resultado se puede obtener vía transvaginal. Su principal función es asegurar la edad gestacional, pues en ocasiones ésta no calza con la edad menstrual; esto se puede ver en mujeres que tienen ciclos menstruales irregulares o que no recuerdan su último periodo. En esta ecografía se evalúa la vitalidad del embrión/feto y se detectan los embarazos gemelares.

Este es un examen de mayor especialización, ya que puede evaluar el riesgo de que el feto porte algunas anomalías cromosómicas, asimismo se evalúan algunos parámetros maternos y fetales, como también la Translucencia Nucal del feto.

Este examen se realiza desde la 24 a 28 semanas su función es revisar la formación de los principales órganos del feto y buscar, dirigidamente, malformaciones, ya que el 90% de éstas ocurren en mujeres sin riesgo conocido. Las cardiopatías congénitas son de especial interés, ya que son las malformaciones más frecuentes y su detección antes del nacimiento mejora las expectativas de sobrevida y evita muchas complicaciones del recién nacido. Se debe destacar que algunas anomalías fetales pueden ser evolutivas y ser muy poco evidentes en esta ecografía, para manifestarse en forma más tardía durante la gestación. Adicionalmente, en este examen se mide el cuello uterino y se revisa la circulación hacia la placenta con Doppler; con esto se puede detectar a las mujeres en riesgo de presentar un parto prematuro, o de presentar Preeclamsia y poner en ellas los recursos de prevención y vigilancia antenatal hoy conocidos.

Se realiza normalmente entre la semana 32 y 34. Su función es revisar el patrón de crecimiento fetal y detectar aquellos fetos que crecen por encima o por debajo del “rango normal”. Los fetos que presentan un crecimiento por debajo de lo esperado para la edad gestacional deben ser evaluados con doppler, para detectar aquellos donde la causa es una placenta insuficiente.